La ansiedad es una reacción que todos hemos padecido, en mayor o menor medida, especialmente cuando pasamos por períodos que nos desestabilizan emocionalmente, como depresiones, rabias, o estados de mucho estés. Es completamente normal sentir ansiedad en esas situaciones, ya que forma parte de nuestro instinto de supervivencia para superarlas.

Sin embargo, cuando la ansiedad deja de ser momentánea y se convierte en un problema crónico, debemos hacer algo para combatirla o prevenirla. No permitas que una reacción natural de tu cuerpo afecte tu estilo de vida. ¿Cómo decirle adiós a la ansiedad? Sigue estos consejos y agrega a tu dieta los alimentos que contengan estos nutrientes.

Magnesio:

El magnesio posee propiedades relajantes, y al consumirlo provoca una sensación de armonía y tranquilidad. Además, este mineral mantiene estable tu ritmo cardíaco.

Puedes encontrarlo en carbohidratos integrales, como germen de trigo, arroz, fideos y panes integrales; vegetales de hojas verdes, tales como algas, acelgas y espinacas, legumbres como lentejas o frijoles; y frutos secos como avellanas, nueces y almendras.

Vitamina B:

La depresión muchas veces es producto de la deficiencia de la vitamina B12 y el ácido fólico. La vitamina B participa en la formación de la serotonina, un neurotransmisor cerebral mejor conocido como la hormona de la felicidad, y consumir alimentos que la contengan nos hará mantenernos sanos emocional y neurológicamente.

Si quieres encontrar la felicidad, búscala en estos alimentos: cereales integrales, como el trigo y la avena, proteína como el pollo y la carne roja, frutos secos, legumbres, verduras, vegetales de hojas verdes, arroz, huevos y frutas cítricas.

Triptófano:

El triptófano, es un aminoácido que produce serotonina y te ayuda a mantener altos los niveles de la misma en tu cuerpo. Si tus niveles de serotonina son bajos, los ataques de ansiedad son más frecuentes y no podrás controlar tu apetito.

Este aminoácido se encuentra en proteínas animales como el pescado, el pavo, el pollo y la carne, también lo encontrarás en productos lácteos como el queso y en los huevos. Además, puedes conseguirlo en frutas como la banana y la piña, en la avena, en alimentos de soja, en frutos secos como el maní y en semillas de sésamo. Si los consumes en la tarde, podrás evitar tener ansiedad de noche.

Omega 3:

Este ácido graso, además de recudir el riesgo a padecer enfermedades cardiovasculares y de regular los niveles de azúcar en sangre, es perfecto para elevar tu buen humor y evitar la depresión, por consiguiente tu ansiedad; ya que estimula tu relajación y combate el estrés.

Lo consigues principalmente en todo tipo de pescados, pero los que más tienen omega 3 son más grasos o azules como el salmón, las sardinas, el arenque y las anchoas.

Probióticos:

La ansiedad es una reacción emocional que ataca nuestro sistema digestivo, y los probióticos te ayudas que tu funcionamiento gastrointestinal esté siempre saludable. El yogurt es la principal fuente de bacterias probióticas, y un vaso del mismo puede ayudarte a mejorar tu estado de ánimo, haciéndote olvidar del estrés, la depresión, y por ende, la ansiedad.

¿Conocías realmente lo que era la ansiedad? ¿Te atreverías a tomar el control de tu vida y tu felicidad? Consume alimentos que te ayuden a evitar la ansiedad, y recuerda no dejar de comer por mucho tiempo, ya que esto hará que tu glicemia baje y te provoque comer dulces o calorías, creando así un círculo vicioso.



También te puede gustar