Hace ya un buen tiempo comenzaron a llegar las buenas noticias respecto a la cerveza y el peso corporal. Una vez más, la clave está en la moderación.

¿Qué hay de real en la barriga cervecera?

Lo cierto de este mito es que las bebidas alcohólicas aportan bastantes calorías, las cuales varían según la bebida y la graduación alcohólica, y que dichas calorías son vacías, es decir, no nos aportan nada más que calorías que debemos gastar. Debido a que no hay un compartimento en el cuerpo para “guardar” las calorías del alcohol, el organismo primero se encargará de gastar esta energía para realizar las actividades diarias y recién después va a utilizar las calorías provenientes de los alimentos. Entonces, excepto que la persona que consume la cerveza tenga un gasto calórico elevado, las calorías de los alimentos que se consumieron con la cerveza o posterior a la misma, se almacenarán como grasa, lo cual llevará a un incremento del peso.

¿Cuáles son los hechos nutricionales en relación a la cerveza?

En primer lugar, cabe destacar que la cerveza no contiene solo alcohol. Esta bebida aporta agua, antioxidantes, vitaminas del complejo B, carbohidratos, fibra soluble y minerales, siendo los principales el magnesio, el fósforo y el potasio. Las características nutricionales de la cerveza provienen en parte de la cebada, cereal a partir del cual se elabora la cerveza, y también de la levadura, fuente de aminoácidos esenciales.

Una sustancia particular de la cerveza es el ácido ferúlico, antioxidante, que protege frente a las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Por otra parte, las calorías que aporta una lata chica de cerveza son moderadas, aproximadamente 150 calorías, lo cual equivale a comer un plátano mediano, de unos 150 gramos.  Por supuesto que esto varía según la graduación alcohólica ya que el contenido oscila de una marca comercial a otra: algunas cervezas tienen un 3% de alcohol y otras llegan hasta un 11%.

Otro punto importante es que la cerveza es una bebida de bajo contenido en sodio, por lo cual es una alternativa saludable para personas hipertensas.

Algunas estadísticas…

El consumo moderado de cerveza, aproximadamente una lata por día en mujeres y dos latas diarias en los hombres, se ha asociado a una mejora en el metabolismo lipídico y a una reducción de la enfermedad cardíaca, gracias al aumento del colesterol HDL (colesterol bueno) y de la disminución de la tasa de formación de placas de ateromas en los vasos sanguíneos. Además, existe evidencia que los compuestos antioxidantes de la cerveza protegen del estrés oxidativo y previenen enfermedades que son consecuencia de dicha oxidación. Por su parte, la malta y el lúpulo de la cerveza exponen propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias.

Los beneficios del consumo de cerveza se evaluaron en consumidores de cerveza rubia y también de cerveza negra, sin diferencias significativas entre ambos grupos. No existen estudios suficientes acerca de estas ventajas en las cervezas libres de gluten, por ejemplo, en la cerveza elaborada a partir de sorgo destinada principalmente a la población celíaca.

Como conclusión, el consumo moderado de cerveza es compatible con un estilo de vida saludable y con un peso corporal adecuado. No obstante, esta bebida siempre debe formar parte de una alimentación equilibrada, acompañada de actividad física regular.

 

¿Sabes de algún beneficio más que pueda brindarte la cerveza?

(Visited 71 times, 1 visits today)


También te puede gustar