El aceite de oliva es considerado uno de los aceites más saludables. Se trata de una de las grasas vegetales más antiguas del planeta y es un alimento básico en la dieta mediterránea. Es un producto altamente usado en la gastronomía, no solo por su excelente sabor sino por sus múltiples beneficios para la salud.

Este se obtiene al extraer el zumo natural de las aceitunas. Existen muchas variedades de este aceite y estas dependen de su proceso de elaboración. El aceite de oliva extra virgen es quizá la mejor variedad, ya que al extraerse mediante un cuidadoso proceso mecánico se evita la alteración del sabor y del aroma del fruto. De esta manera, este aceite se convierte en el más beneficioso, ya que conserva intactas las características de la oliva.

Este aceite posee una gran cantidad de antioxidantes, polifenoles, grasas monoinsaturadas como el ácido oleico y el palmitoleico, así como vitaminas A, D, E y K. Gracias a estos componentes, el aceite de oliva aporta muchísimos beneficios para la salud. Estos son algunos de ellos.

Ayuda a controlar el colesterol y la presión arterial

Gracias a que el aceite de oliva es rico en grasas monoinsaturadas, su consumo aumenta los niveles de colesterol bueno y ayuda a reducir los niveles de colesterol malo. Además, es capaz de incrementar la vasodilatación arterial, con lo que se mejora la circulación sanguínea y se disminuye la presión arterial.

Mejora la circulación

Es rico es polifenoles, los cuales tienen propiedades antiinflamatorias y antitrombóticas. Es por ello que el consumo de este aceite puede ayudar a evitar la proliferación de placas que obstruyen los vasos sanguíneos. De esta manera se mejora la circulación y se obliga al corazón a bombear la sangre mucho más rápido.

Ayuda a combatir el estreñimiento

Otro gran beneficio del aceite de oliva es que favorece la función digestiva. Es capaz de actuar como un protector frente al exceso de ácidos del estómago. Y al mejorar la digestión de los nutrientes y tener un ligero efecto laxante, ayuda a prevenir el estreñimiento.

Mejora el nivel de azúcar en la sangre

Esta es una de las propiedades que convierte al aceite de oliva en el aliado perfecto para combatir la diabetes. La revista científica Diabetes Care publicó un estudio donde revela que gracias a las grasas saludables que contiene este aceite, es capaz de regular los niveles de azúcar en sangre, así como la producción de insulina.

Podría ayudar en la pérdida de peso

El aceite de oliva extra virgen tiene un gran poder saciante. Gracias a este efecto y su alto contenido de grasas saludables, es posible estimular la pérdida de peso.

Previene el envejecimiento y aumenta la longevidad

Gracias a sus antioxidantes y a la vitamina E, el aceite de oliva contribuye a evitar el daño de los radicales libres en la piel, es decir que evita la oxidación celular. Por ello se retrasa la pérdida de elasticidad y colágeno. Además, también aumenta la longevidad al ayudar a reducir las muertes por cáncer, ya que quienes consumen este aceite tienen menor incidencia a padecer esta enfermedad.

¿Qué te han parecido los beneficios de consumir aceite de oliva? Si aún no lo estás usando, comienza a hacerlo. Tu salud te lo agradecerá.

(Visited 38 times, 1 visits today)


También te puede gustar