Numerosos mitos sobre el huevo han influenciado su consumo. Las falsas afirmaciones se relacionaban con la composición nutricional del huevo, la manipulación higiénica del mismo e incluso llegaban al punto de considerar al huevo como el responsable directo del aumento de colesterol en sangre y, con ello, de la enfermedad cardiovascular.

Mitos nutricionales sobre el huevo 

  • MITO 1: Se solía afirmar que el huevo de cáscara blanca poseía una composición nutricional inferior a la del huevo de color. Esto es falso ya que el aporte calórico y nutricional es exactamente el mismo.
  • MITO 2: Se recomendaba lavar los huevos antes de guardarlos en la heladera como una práctica para mantener la calidad e higiene de los mismos. Esto no se debe hacer ya que en la superficie de la cáscara del huevo están presentes sustancias de actividad antimicrobiana que impiden que ingresen patógenos al interior del huevo. El huevo sí debe ser lavado con agua potable, pero justo antes de cocinarlo.
  • MITO 3: Como la yema de huevo contiene colesterol, se le atribuía un incremento de los niveles sanguíneos de colesterol y del riesgo de enfermedad cardiovascular. El colesterol es necesario para que el organismo funcione adecuadamente, debido a que forma parte de las membranas de las células, participa en la síntesis de hormonas y forma parte de los ácidos biliares. Solo se usa el 50% del colesterol de la dieta y el organismo es capaz de producir por sí mismo grandes cantidades de colesterol. Nuevos estudios consideran que la dieta no es el principal determinante de las alteraciones de los niveles de colesterol, sino otros factores. A lo anterior se le añade la particularidad de que el huevo posee lecitina, un fosfolípido, que interfiere en la absorción del colesterol presente en la yema de huevo.
  • MITO 4: el huevo Esto carece de verdad, ya que un huevo aporta 70 kilocalorías y gran parte de estas calorías corresponden a las proteínas de la clara que brindan un excelente valor de saciedad.
  • MITO 5: el huevo crudo ayuda a desarrollar masa muscular y a quemar grasas. Esto es falso y riesgoso para la salud. La clara de huevo contiene una proteína, llamada avidina, que podría causar deficiencias de Biotina si se consume cruda.Además, el resto de las proteínas de la clara requieren ser sometidas al calor para lograr un aprovechamiento completo. Las consecuencias pueden ir desde el malestar digestivo hasta una intoxicación alimentaria, si el huevo contenía algún microorganismo patógeno.

Verdades nutricionales del huevo

  • La clara de huevo posee la proteína de mayor calidad ya que contiene todos los aminoácidos esenciales. Es el mejor alimento proteico disponible en la naturaleza, mejor aún que la carne.
  • El huevo mejora la vista y la piel, ya que los carotenoides (pigmentos) presentes en el huevo, denominados luteína y zeaxantina, intervienen en la salud de la piel y de los ojos.
  • El huevo ayuda a prevenir la anemia. La yema de huevo es fuente de hierro por lo que resulta una buena opción para reemplazar la carne. Este tipo de hierro necesita ser acompañado de vitamina C para ser asimilado en buena proporción.
  • Es bueno consumir huevo en el embarazo. Esto es cierto gracias a la presencia de colina en su estructura, nutriente esencial para el desarrollo del cerebro del bebé y para evitar defectos en el cierre del tubo neural.
  • El huevo ayuda a prevenir el Alzheimer. La colina es la responsable de esta propiedad del huevo para mejorar la memoria y prevenir las enfermedades degenerativas.

 

¿Has escuchado algún otro mito acerca del huevo?

(Visited 196 times, 1 visits today)


También te puede gustar