El ajo es el alimento con las mayores propiedades curativas de todos los remedios vegetales que existen. Desde antiguo ha sido una de las hortalizas preferidas por sus grandes aportes medicinales en la prevención de numerosas afecciones. El centro de todos los beneficios del ajo se encuentra en sus componentes ricos en azufre y antioxidantes, los que a su vez le otorgan su particular olor y sabor.

Una lista interminable

El ajo sirve para tratar numerosos padecimientos y prevenir enfermedades infecciosas. También es un gran aliado del corazón, del sistema circulatorio y del aparato digestivo, así sus propiedades curativas son una lista interminable de pros que apoyan y recomiendan su consumo.

El ajo es famoso por sus propiedades desinfectantes, esto incluye también sus cualidades antibióticas para prevenir y combatir infecciones. Puede eliminar las bacterias y contagios provocados por heridas o enfermedades.

En el caso de los hongos es muy efectivo y actúa de forma más rápida que los antimicóticos de origen farmacológico, puede utilizarse sin problema para tratar las lesiones directamente sobre el área afectada en forma de tintura o emplastos.

Favorece el aumento de las defensas del organismo por lo que es muy eficaz para tratar los virus respiratorios. Sirve para el tratamiento de la bronquitis por ser un buen expectorante, anticatarral y antiasmático.

Otra propiedad está en la curación de las infecciones estomacales. El ajo es depurativo, elimina toxinas del hígado y los riñones, además ayuda a la regeneración de la flora bacteriana de los intestinos.

Tiene propiedades diuréticas, igualmente contribuye en la eliminación del colesterol LDL, mejor conocido como el mal colesterol y a la regulación de los niveles de azúcar en la sangre.

Por sus propiedades antioxidantes sirve para eliminar los radicales libres que causan el envejecimiento prematuro de la piel y, gracias al contenido de azufre, sirve para tratar la piel en los casos de acné, seborrea, dermatitis, abscesos, furúnculos, verrugas y callos.

El mejor amigo del corazón

Otra propiedad curativa del ajo muy importante es el aporte al buen funcionamiento del corazón y el sistema circulatorio. Disminuye el riesgo de sufrir infartos o cardiopatías por su efecto anticoagulante, además sirve para purificar la sangre.

Al eliminar el colesterol, evita que la grasa se acumule alrededor de los tejidos, previniendo la formación de coágulos y el envejecimiento prematuro del corazón y las arterias.

Por sus efectos beneficiosos sobre el sistema circulatorio ayuda a regular la presión arterial, por lo que es un alimento muy recomendado para las personas que sufren de hipertensión. Por otro lado, actúa de forma positiva disminuyendo la formación de várices y, en consecuencia, reduce en gran medida la posibilidad de trombosis.

Un dato a tomar en cuenta

El ajo debe consumirse crudo, en tintura o emplastos. Si se le cocina pierde casi todas sus propiedades curativas. Tampoco se deben realizar preparados donde se elimine su olor, porque sin los elementos azufrados no hay facultades medicinales. El aliento a ajo se puede eliminar masticando una hojita de menta o con un enjuague de jugo de limón.

Nunca ningún vegetal ha dado tantos beneficios como un pequeño diente de ajo, inclúyelo en tus hábitos de alimentación y disfruta de todas sus propiedades curativas.

 

¿Consumes Ajo? ¿Lo consumirías?

(Visited 53 times, 1 visits today)


También te puede gustar