Las setas son un tesoro gastronómico, pero también nutricional. Aprende un poco más de ellas a continuación.

¿Qué son las setas?

Es común confundir a las setas con los hongos, cuando en realidad, las setas vendrían a ser el fruto de algunos hongos. Más allá de su amplia difusión gastronómica, las setas aportan una buena cantidad de vitaminas y minerales, y son reducidas en calorías, atributos que las convierten en alimentos ideales para incorporar a la dieta de personas que quieren cuidar su salud y silueta.

Características organolépticas y nutricionales

Las setas pueden tener tamaños muy variables según la especie de la que se trate. Pueden utilizarse en cantidades abundantes, como guarnición o parte de un plato principal, pero también en pequeñas cantidades, como alimento-condimento. De textura agradable y sabor delicado, las setas forman parte de numerosos platillos gourmet, pudiendo consumirse frescas, salteadas, grilladas, estofadas, etc.

Las setas más conocidas y consumidas son los champiñones, trufas, níscalos y oronjas, pero las especies son miles. Es importante no olvidar que muchas de estas variedades son venenosas, por lo que conviene comprarlas en lugares que garanticen la calidad e inocuidad de las setas.

En cuanto al aporte nutricional, las setas aportan fibra soluble e insoluble lo cual reduce la respuesta glucémica, aumenta el valor de saciedad y ayuda a controlar la constipación. En cuanto a los minerales, predominan el selenio – elemento traza de propiedades antioxidantes y relacionadas con la fertilidad-, el cobre -regulador de la función inmune y nerviosa-, y el potasio -mineral que interviene en el balance hidroelectrolítico-.

El aporte vitamínico también es considerable, principalmente de rivoflavina (B2) que se encarga de mantener la integridad de los epitelios, pero contienen muchas vitaminas del grupo B, incluyendo la vitamina B12 (cianocobalamina), cuyas fuentes son alimentos de origen animal. Lo anterior, sumado al buen valor biológico de sus proteínas, posicionan a las setas como alimentos valiosos para los vegetarianos y, especialmente, los veganos.

¿Cómo incorporar las setas a tu alimentación?

Las setas puede ser consumidas crudas o cocidas, en su versión fresca o desecada. Antes de su consumo debes limpiarlas con un paño húmedo para remover la tierra, sin lavarlas ya que absorben agua.

A tus ensaladas frescas puedes incorporarles setas frescas, o bien puedes elaborar suaves y deliciosas salsas a base de setas. Si vas a preparar vegetales grillados, no dudes en añadir un puñado de setas, o incluso si consigues setas de buen tamaño puedes rellenarlas con queso de cabra o queso azul.

Para finalizar, anímate a probar una receta fácil e ideal para acompañar pastas o carnes de cualquier tipo:

Champiñones al ajillo (2 porciones):
– Una taza de champiñones frescos, limpios y laminados.
– 2 dientes de ajo, triturados
– 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra
– 1 cucharada sopera de perejil fresco

Elaboración: saltear los champiñones y el ajo con aceite de oliva virgen extra durante 10 minutos en un sartén. Retirar del fuego, espolvorear con perejil fresco picado y servir como guarnición de arroz, pastas o carnes

¿Cuáles son tus preferidas? ¿Cuál es tu receta favorita?

(Visited 51 times, 1 visits today)


También te puede gustar