La presión arterial alta, también conocida como hipertensión, es una enfermedad que puede llevar a padecimientos que amenazan la vida, tales como insuficiencia cardíaca, ataques cardiacos, cerebrovasculares, renales y más.

Abordar los problemas subyacentes con una dieta y estilo de vida saludable puede ser capaz de reducir su presión arterial sin recurrir al tratamiento farmacológico. En este artículo se abordarán 5 maneras de reducir la presión arterial. (Dicho esto, la medicación se debe considerar siempre si estos cambios no son capaces de bajar la presión arterial adecuada).

1 – Controle el consumo de carbohidratos refinados y azúcares.

Uno de los elementos que más contribuye a la hipertensión arterial son los altos niveles de azúcar en la sangre, así como la resistencia a la insulina.

Diversas investigaciones sugieren que las modificaciones patológicas en la asimilación de la glucosa y la insulina afectan significativamente el desarrollo y el progreso clínico de la presión arterial alta, y consecuentemente deben ser elementos principales para un cambio en su dieta.

Asegúrese de ajustar su consumo de carbohidratos a sus necesidades y objetivos de salud, y adquiera sus carbohidratos de comidas integrales con alto contenido en nutrientes como vegetales y frutas ricas en almidón.

2 – Amplíe su consumo de minerales como magnesio, potasio y calcio. 

Diversos estudios señalan que comer una dieta rica en potasio, magnesio y calcio es una estrategia mejor que comer una dieta baja en sodio.  Muchas de las mejores fuentes de potasio y magnesio son los vegetales con almidón como las verduras blancas y dulces o frutas como los plátanos y cambures.

Las papas blancas son especialmente buenas fuentes de minerales como el potasio y el magnesio para reducir la presión de la sangre. Usted puede comer tres grandes papas por día para satisfacer fácilmente sus necesidades de potasio, mientras que sólo consume alrededor de 180 gramos de hidratos de carbono.

3 – Coma alimentos lácteos alimentados con pasto 

Aparte de ser una buena fuente de calcio, alimentos como la mantequilla y el queso, siempre que provengan de fuentes alimentadas con pasto, aportan al tratamiento de la hipertensión un elemento esencial: la vitamina K2.

La vitamina K2 también tiene un efecto protector contra la hipertensión. Si bien aún no se han elaborado estudios que calculen claramente los efectos de la vitamina K2 sobre la hipertensión, la lógica propone que este sustento ayuda a prevenir la presión arterial alta mediante la reducción de la rigidez vascular y osificación arterial.

4 – Ingiera como mínimo una libra de pescado graso por semana. 

Por su alto contenido en Omega-3, los pescados grasos como el salmón y el bacalao son buenos para reducir las amenazas de hipertensión y sucesos cardiovasculares en variados estudios. No obstante, tomar suplementos de aceite de pescado para obtener sus grasas omega-3 no es una maniobra ideal, ya que algunas investigaciones han determinado que las altas dosis de aceite de pescado pueden aumentar el riesgo de ataques cardiovasculares y cerebrovasculares, principalmente cuando se utiliza desde hace más de 5 años. ¡Compre un buen salmón para la semana!

5 – Beba té.

Beber té con frecuencia, puede ayudar a equilibrar la presión arterial, como lo han demostrado diferentes estudios efectuados en la principales regiones del planeta donde el té es un componente principal de la dieta diaria. Hay algunos tipos de té que pueden ser más eficaces en la reducción de la hipertensión que otros, sin embargo, el  té con  cafeína puede aumentar la presión arterial prematuramente.

 

¿Y usted, de qué forma ayuda a su organismo a reducir la hipertensión? ¡Déjenos sus comentarios y ayude a otros a vivir saludables!

(Visited 47 times, 1 visits today)


También te puede gustar