El aspartamo o aspartame es un endulzante de origen sintético que se utiliza para darle sabor dulce a muchos alimentos y preparados. Es un edulcorante creado casi por accidente en un laboratorio farmacéutico en los Estados Unidos hace más de cincuenta años.

El investigador James Schlatter lo descubrió en una investigación en el laboratorio americano Searle, desde ese entonces, su comercialización se ha expandido por todo el mundo. Se utiliza en la elaboración de muchos productos de consumo habitual como golosinas, bebidas gaseosas y alimentos que se ofrecen como bajos en calorías o libres de azúcar.

El edulcorante más controvertido 

Desde el momento de su aparición en el mercado, el aspartamo ha creado muchas controversias acerca de sus efectos en el organismo y sobre los riesgos de su uso. Su aparición fortuita hizo que se desarrollaran una serie de dudas y cuestionamientos sobre su aparente inocuidad. Se han realizado muchos estudios que hablan sobre sus riesgos y otros sobre sus beneficios, así que las opiniones están muy divididas.

Una de las características más importantes del aspartamo, que ha sido reconocida por la comunidad científica, es su composición baja en calorías y de rápida metabolización, sus compuestos de metanol y ácido aspártico se consume de forma tan rápida que no llegan a la sangre.

La Organización Mundial de la Salud ha sido la gran mediadora avalando el uso de este edulcorante, asegurando que no es perjudicial su consumo pues no existe un estudio que de manera definitiva muestre niveles de toxicidad.

Los pros y los contras 

Uno de las principales posturas que apoya la venta y consumo de aspartamo en su bajos niveles de calorías y su rápido proceso en el organismo que lo hacen una opción viable para la preparación de alimentos sin azúcares, aptos para personas con diabetes y productos bajos en calorías o light.

Desde el otro bando, muchos investigadores que han realizado estudios con personas y animales han afirmado que el aspartamo puede producir efectos negativos como fatiga, insomnio, dolores de cabeza y trastornos estomacales y menstruales. Sin embargo, sus estudios han sido considerados no concluyentes.

Uno de los temas más controversiales es su efecto cancerígeno, se cree que el uso de aspartamo puede producir ciertos linfomas en el organismo, pero esto sigue sin comprobarse. Lo que sí es posible asegurar, es que el aspartamo ha sido el edulcorante más estudiado y su consumo se ha declarado seguro para el ser humano por más de un centenar de instituciones especializadas en el tema.

Datos a tener en cuenta

Existe una recomendación sobre la cantidad de aspartamo que se debe consumir al día, esa cantidad va a variar de acuerdo a las legislaciones o normativas alimentarias de las naciones donde el edulcorante es permitido. Existe un estimado estándar de 40 mg/por kilo al día.

Las personas con ciertas deficiencias hepáticas deben consultar al médico antes de consumir el edulcorante y en mujeres embarazas no está recomendado.

Como podrás notar no existe nada concreto con respecto al aspartamo, pues a pesar de las afirmaciones positivas de las organizaciones como la OMS y la FAO, el tema sigue levantando mucha controversia. Si tienes dudas sobre consumir o no este endulzante, no te preocupes existen muchas variedades disponibles en el mercado.

 

¿Cuál es tu opinión con respecto al aspartamo?, ¿Lo consumirías? Danos tu opinión



También te puede gustar